Localización archivista y signatura

Archivo Municipal de Alcorisa

Antiguedad

1432

Descripción

El Gran Maestre de la Orden de Calatrava y el comendador de Alcañiz aprobaron, en 1432, unos estatutos del concejo alcorisano, los cuales otorgaban el derecho a elegir y nombrar oficiales y guardas para vigilar los huertos, viñas y heredades del término municipal de Alcorisa, así como el derecho a castigar a los infractores.

Estos estatutos decretaban que cada año tenían que ser nombrados por el concejo doce hombres, vecinos de Alcorisa, los cuales serían designados como oficiales, masoveros y guardas para vigilar las heredades, bienes y frutos de todos los vecinos. Este conjunto de “cargos” eran los que tenían la facultad para establecer las sanciones reglamentarias a aquellos que cometiesen daños o robos, debiendo comunicar dichas infracciones al alcaide o lugarteniente así como a los jurados.

Sin embargo, el concejo de Alcañiz no aceptó la concesión de estos estatutos a los alcorisanos, como así demuestran las denuncias que hizo el concejo de Alcorisa en los inicios del siglo XVII, en las cuales acusan a los jurados y oficiales de la villa de Alcañiz de entrometerse en el desempeño de los derechos reconocidos en estos estatutos a los vecinos de Alcorisa. Aunque económicamente fue un hecho poco relevante, estos estatutos disminuyeron el área de influencia del concejo de Alcañiz y supusieron un paso importante para la posterior independencia de Alcorisa.

EQUIPO DE REDACCIÓN:

Luis Moliner, Oscar Librado, Lorena Martín, María Pilar Herrero, Rafa Catalán, Ángel Hernández, Montserrat Martínez, Carmelo Peralta y Dani Martín